Un bicho Raro

En la actualidad donde la gente a pasado de su vida íntima a compartir todo, donde no se guardan secretos o son fácilmente de averiguar en base a lo que hacen en la red hay una pequeñísima parte de la sociedad que son vistos como “bichos raros” ; se trata de esas personas como yo que tenemos todas la cámaras de ordenadores y teléfonos móviles tapadas, personas que tenemos varios perfiles en internet y ninguno es nuestro yo, personas que no entran ni un aparato electrónico en ciertas partes de la casa, personas que encriptan cada email, llamada o mensaje, personas que no tienen nada que ocultar pero tienen libertad de pensamiento y de informarse sin que sean manipulados por nadie, personas que su smartphone solo sirve para llamar o escribir email o mandar mensaje (todo ello repito encriptado) no sirve para redes sociales que por supuesto no tenemos, personas que no guardan nada en las “nubes” sino que son muy recelosos con su información y saben como y donde guardarla, personas que se leen los términos y condiciones de las apps y las webs y las aceptan o no en base a sus critérios personales y si no los aceptan no usan esos sistemas, personas que van por la calle, por las tiendas o entradas de la autopista y ven cámaras de “seguridad” (de espionaje) y se preguntan porque su cara tiene que quedar grabada allí sin saber que uso se le dará de ello, personas que se preguntan porque no somos propietarios de todos los datos que se recopilan nuestros y solo son propietarios grandes corporaciones y gobiernos, personas que saben y entienden mucho de tecnología y que tendrían que ser un referente para el resto de la sociedad pero solo nos ven como unos bichos raros que parece que queremos ir en contra de la evolución tecnológica, pero desde nuestra privacidad intimidad y anonimato seguiremos nosotros haciendo nuestra vida mientras el resto quedará a merced de las empresas gobiernos y de nosotros, porque no olvidemos que nosotros sabemos que se puede y que no se puede hacer con toda la información que hay existe y existirá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *